Angel's grace Highschool



 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Primeros momentos [Social con Matt]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Alexia

avatar

Mensajes : 252
Sabiduría : 249

MensajeTema: Primeros momentos [Social con Matt]   Miér Jun 16, 2010 5:01 pm

Y allí se encontraba, alucinada. Llevaba media hora, o al menos eso le parecía, allí pasmada observando el impotente paisaje que se alzaba ante ella.
-La... hostia...- no pudo evitar pensar antes de nada.
Aquello era demasiado.
Había llegado allí totalmente empapada. Nada mas entrar al espejo tal y como ordenaban las instrucciones de aquel último mail, tras unos momentos de vacile pensando que aquello era de locos, pensando que al dar un paso adelante se estamparía de lleno contra un viejo cristal que seguramente se rompería en mil pedazos a causa de la inestabilidad que presentaba, que se heriría y que terminaría de patitas en el hospital de la gran ciudad de Inglaterra que tan poco conocía, fruto de una cruel novatada a la confusa y caótica joven, en el fondo, pese a intentar mostrarse siempre tan amable y simpática intentando recobrar los pedazos de un corazón jovial, destrozado a causa de mentiras del pasado, y del cual ahora quedaba tan poco que recuperar.
Aun así, un cielo rojo carmesí, precioso, la sorprendió aun mas secando por completo su piel y sus... ropas.

¡¿Qué?!
¡Su ropa!, ¿qué había sucedido?
¡Aquella no era su preciosa ropa!
Bueno, si que era preciosa. Pero lo que iba diciendo... ¡aquella no era su ropa!, ¡se la habían cambiado!

Exhaló aire con tal de tranquilizarse un par de veces, exagerándolo mientras hacía estiramientos con los brazos intentando darse cuenta de que quizás todo aquello no era real y no había nada que temer.
Pero sintió el alivio, cosa que la estremeció por completo.
Y sintió el estremecimiento.
Y no pudo hacer otra cosa que chillar sonoramente, haciendo retumbar el silencioso horizonte de aquel lugar.

Se paró unos instantes a pensar, intentando no perder la poca calma que había conseguido desde que entró... POR UN SIMPLE, SENCILLO Y MALDITO ESPEJO.

Respiró de nuevo. Sí, sí, se estaba alterando demasiado. Sería lo mejor.
Inspirar...
...expirar...
Bien.

Sonrió maliciosamente mientras no despegaba la mirada del cierlo carmesí, intentando no mirar ni por un momento las numerosas torres que habían al fondo, tan exactamente clavadas a las del instituto menos por su aura siniestra y su aspecto tenebroso y macabro, con tal de no confundir su ya de por si sola caótica mente.

...Aaah. Claro, estaba soñando, si, si, debía ser eso.
Al pasar por el espejo... ¡plaf! Se había dado un golpe, como había deducido que pasaría justo en el momento de dar un paso adelante.

Vale, no. Aquello era real. Sentía, respiraba..., y escuchaba su corazón latir.
Empezó a ver gente pasando por delante, ocupada y que para variar tampoco le prestaba atención. Ni en aquel extraño mundo se la prestaban... Patético.
Espera, ¿acababa de asimilar que aquello era un segundo mundo, real, pese a extraño?

Eh, iba mejorando.
Sonrió para sus adentros, de nuevo maliciosamente.
¿Pero qué puñetas le estaba pasando?
Quizás sería la influencia de aquel macabro cielo, tan precioso y atrayente... pero se sentía como nueva. Como si acabara de nacer en un... segundo cuerpo. Si, si lo pensaba eso era exactamente lo que había sucedido.
Se palpó a si misma.
Su rostro..., su cabello...
Si, todo le pertenecía, lo reconocía; era ella. Exactamente ella.
Suspiró algo mas tranquilizada.

De acuerdo, debía investigar mas sobre todo aquello. Sobretodo el por qué de que se sintiera tan liberada allí dentro, a la par que rebelde y... perversa.
Lo notaba en el brillo que sentía poseer su propia mirada, en cuya mente estaban empezando a florecer oscuras ideas. Todas rojas.

¿Eh?
Aquel lugar era demasiado rojo, definitivamente, cosa que realmente le hacía parecerse al mismísimo infierno. Cosa que no la desagradaba, para su sorpresa. Pero lo que si sabía era que estaba delirando mas de lo común dentro de sus propios pensamientos.
Pero es que no había mas; no lo podía evitar, quería salir corriendo, recorrerse aquel lugar por completo, explorar a la gente, preguntar. Preguntar mucho...
¿Qué era aquel lugar?, ¿por qué ella había llegado a parar allí?, ¿y los demás como habían llegado?

Y entonces, sin saber muy bien por qué, empezó a reírse. Una risa digna de una auténtica loca. Digna de la mas perversa de las perturbadas mentes que entraban en aquel lugar, simplemente por ser como era el Anime Gore Highschool.
Porque la chica no olvidaba en ningún momento que si había terminado por parar allí en medio, frente a un espejo del cual de repente no empezaba a salir y entrar gente pasando por completo de ella, era por culpa de una web que mentía diciendo que en ella podría jugarse a un MMORG normal y corriente.
Mentiras... Hasta en aquel lugar que la hacía sentir tan bien, libre, renovada, y mas natural que nunca, de aquella forma tan inquietantemente macabra y caótica, existían.
Apretó el puño con impredecible rabia y dejó de reír, para bajar la mirada, desilusionada y de pronto triste, al suelo.
Demasiadas emociones juntas..., se estaba empezando a marear.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Matt

avatar

Mensajes : 26
Sabiduría : 36

MensajeTema: Re: Primeros momentos [Social con Matt]   Dom Jun 20, 2010 9:54 am

La cosa fue demasiada extraña, en cuanto mas cerca de ese espejo estaba mas se excitaba mi cuerpo, viendo al otro lado a un chico con un color de pelo parecido al mió pero mas oscuro, ojos azules con unas ojeras increíbles decorándolos, y un traje con tanto objeto de decoración que me resultaba imposible de describir.

Cuanto mas cerca estaba una sonrisa diabólica aparecía en el rostro del que estaba al otro lado, aunque enseguida me di cuenta de que esa sonrisa la tenia yo mismo y es que lo que había al otro lado imitaba mis acciones, daba algo de miedo acercarse a el ya que daba la intención de que te fuera a golpear en cualquier momento, pero de todos modos continué acercándome.

Justo cuando me encontré frente al espejo pensé en algo que no conocía, en las ganas que tenia de descubrir que significaba lo que tenia delante así que haciendo un gran acto se estupidez di un paso adelante, y no, no me choque contra un cristal si no que por alguna extraña razón, entre dentro…

[…]

Tras varios sentimientos extraños mas, al final abrí los ojos encontrando que estaba en sitio totalmente diferente, era como nuestro instituto pero mucho mas siniestro, y la verdad es que yo me sentía también bastante extraño, enseguida mire mis manos para ver que llevaba los mismos guantes que lo del otro lado del espejo, al parecer había llegado a cambiar tanto como el instituto

No sabia que hacer, no sabia que pasaba. Solo tenia claro que había atravesado una agua que también había parecido tornarse siniestra. No entendía nada de lo que pasaba a mi alrededor solo sabia que me gustaba.

Entonces, cosas a analizar y entender; Como es posible que mi cuerpo cambiara, que es este… mundo, y sobre todo que le estará pasando ahora a mi cuerpo. Tenia que responderme todo eso de momento, mantener la calma y continuar como si no pasara nada extraño, al fin y al cabo lo mas común que pudiera pasar es que fuera un sueño y en ese caso mejor si disfrutaba de mis acciones.

Y entonces me di cuenta de otro factor, aparte de que el sol se mantenía iluminando este mundo mientras que al otro lo había dejado ya de lado, bueno, la cosa era que la gente entraba aquí y comenzaba a andar como si ya supieran donde ir, pasando del novato que se encontraba allí plantado, realmente curioso todo esto.

Una rosa de loca comenzó a escucharse cerca mía, como a mi lado, entonces me voltee para ver a una mujer rubia con el pelo realmente largo llegándole asta sus rodillas, y de sus dos ojos cada uno era de cada color, uno azul como los míos y el otro de un color amarillento donde extrañamente había una estrella, y además como signo que destacaba su raza unas orejitas de gato decoraban en su cabeza junto a su pelo.

En cuanto a sus ropajes eran realmente extravagantes, cosa que me agradaba bastante. Esta parecía entender tan poco como yo, y no parecía haber llegado asta la conclusión de mantener la calma, la verdad es que me entraron ganas de ir a hablar con ella para comprobar a que concusiones había llegado.

Poco a poco me acerqué a la chica, cuando esta ya se había quedado con la cabeza gacha y sus puños se cerraban con aparente rabia, todas esas acciones simplemente llegaron a mostrar en mi rostro una maliciosa sonrisa.

-Ohh… La pobre gatita perdió a su dueño y ahora esta triste…-Comente completamente seguro, mientras que en el otro mundo habría evitado soltar ese comentario para preguntarle que que le pasaba, pero bueno, si en realidad no me importaba para que le iba a preguntar?

Luego de decirlo pensé que no era un buen comentario para comenzar una investigación, pero bueno, algún novato mas pillaría por el sitio así que no había problema si la fastidiaba con esta, o al menos eso era lo que yo esperaba.

Aunque ahora me preguntaba como volver a mi mundo, si esa puerta que había atravesado estaba siempre cerrada, como volver a mi vida, o como alimentarme para no morir… Y si ahora debía estar encerrado por siempre aquí? La verdad, en un principio la idea me daba bastante terror, no sabia el grado de tecnología de este mundo y sinceramente no pensaba vivir haciendo hogueras, y menos con este cuerpo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexia

avatar

Mensajes : 252
Sabiduría : 249

MensajeTema: Re: Primeros momentos [Social con Matt]   Dom Jun 20, 2010 10:36 am

Justo cuando creyó empezar a tranquilizarse dispuesta a pensar lo que fuera que se tuviera que meditar en aquel tipo de situaciones... O en esa situación exactamente, ya que dudaba por completo que hubieran de similares, escuchó a su lado un brusco y seco comentario que no mejoró demasiado su estado de ánimo, pero que hizo florecer nuevas preguntas en su ahora caótica y confundida mente.

-Ohh…- inició casi en un real tono de pena que al continuar escuchando descubriría que se trataba de unas palabras que no precisamente iban dispuestas para consolarla- La pobre gatita perdió a su dueño y ahora esta triste…

Alexia desvió entonces la miarada hacia el chico que pareció decir todo aquello, dejando por el momento de lado el por qué precisamente el se había dignado a dirigirle la palabra, pese a sus formas, si todo el mundo parecía ir ocupado en lo suyo ni tan siquiera para reparar en ella.

Se quedó unos instantes mirándolo arqueando una ceja y con toda una mirada fulminante que segundos atrás nunca podría haberse imaginado que pudiera surgir de ella.

Tenía el pelo de un color azul oscuro bastante elegante, revuelto, a conjunto con sus ojos de igual color aunque con un tono algo mas claro y luminoso.
Encuanto a su vestimenta... definitivamente se trataban de las prendas mas siniestras, y geniales por lo tanto, que había visto en su vida. Pestañeó un par de veces, perpleja y casi asombrada, apenas con disimulo alguno.
¿Por qué la gente de aquel sitio era tan extravagante?, ¿por qué todos vestían de aquella forma tan alucinante?

¿Por qué ella tenía que se tan normal?
Pero de pronto, mientras tantas cuestiones cruzaban cruel y caóticamente por su mente, empezó a recordar algo que por su propia salud mental había decidido ignorar por completo haciendo como si no existiera antes de pasar a aquel mundo, cuando se encontraba delante de aquel espejo; su imagen totalmente distorsionada. Tanto, que ni se fijó en esos detalles que lo provocaban, y que sin pensar mas había atravesado.

Entonces, justo cuando intentó hacerse a si misma recordar ese momento para visualizar en su mente la imagen de aquella chica tan clavada a ella, volvió a centrarse en las palabras del chico.
¿Gatita?

-¿De qué puñetas hablas?, anda y déjame en p...- soltó entonces, cubriendo su boca antes siquiera de terminar la frase, sorprendiéndose a si misma por su osadía y bordería, aunque aun así frunciendo el ceño, enrabietada y notando como toda su energía natural empezaba a resurgir también en aquel mundo, en aquel... ¿nuevo cuerpo?

Y es que en seguida empezó a sentir como algo extraño, alguna misteriosa extremidad de su cuerpo, agitaba el aire tras su espalda con un movimiento lento y tranquilo, monótono y siempre igual.

No pudo evitar, con nerviosismo mientras a la par notaba como una gotita de sudor frío empezaba a formarse en su frente, y con una velocidad y reflejos impresionantes, aprisionar con fuerza a causa de los nervios, tanta que incluso le dolió, lo que en ese preciso instante averiguaría que se trataba de su propia cola... de "gatita".
Y entonces empezaron a encajar tantas, y tantas cosas en su mente, que lo único que pudo hacer a continuación fue palpar su propia cabeza para comprobarlo.

Ahí estaban, sus peludas orejitas de gato.
Y todo sucedió demasiado rápido entonces en su mente; por alocado que sonara, se encontraba dentro del mmorpg de la web.
¿Cómo si no había adoptado exactamente la apariencia de la que debía ser su avatar?

E inmediatamente descendió la mirada para observar su propio cuerpo, sus vestimentas al parecer no tan diferentes en lo que a extravagantes se refería a las de la gente de por allí y el misterioso y brusco, tanto o incluso mas como ella allí dentro, chico que había delante suya, y además se dio cuenta de como al rededor de este se encontraba su larguísimo pelo.

Entonces alzó la mirada, con el rostro ensombrecido de puro terror, haciendo que cualquiera se estremeciera de miedo nada mas observar la impresionante indiferencia de la muerta expresión en su rostro, hacia el chico.

Pestañeó un par de veces, observando interiormente como todo su mundo iba desmoronándose poco a poco, hasta que tuvo las fuerzas suficientes como para posar sus manos sobre sus hombros, sacudiéndolo sin parar y rompiendo a locas risotadas tras las siguientes y duras, al menos para ell, palabras;

-¿QUÉ, ESTÁ, PASANDO?
...
¡Jajajaja...!

...
¡Claro!
Esto..., ¡¡¡esto no es mas que una puta broma!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Matt

avatar

Mensajes : 26
Sabiduría : 36

MensajeTema: Re: Primeros momentos [Social con Matt]   Dom Jun 20, 2010 5:54 pm

La mirada de la chica se clavo en mi, con una ceja arqueada y una mirada que no podía ser catalogada como agradable bajo ningún contexto, pero eso no influía en mi, no sabia nada de la chica por lo que no me iba a amedrentar tan fácilmente, tenia que saber algo mas y tal vez esa persona supiera algo.

Obviamente también podría haber consultado a la gente que iba completamente segura, pero no serviría de nada ya que estos me podrían engañar sin ningún problema gracias a mi desconocimiento total de todo, mientras que alguien que aparentaba no ser mejor que yo, por poco que supiera me podía resultar útil para poco a poco ir consiguiendo mas información sobre lo que me rodeaba.

Y para añadir aun mas pensamientos negativos a su persona la chica mientras me miraba comenzó a parpadear notándosela algo tal vez sorprendida, cosa que me extraño todavía mas, si de verdad mi aspecto era el que creía tampoco era tan extraño y mas comparado con ella y su ojo estrellado.

-¿De qué puñetas hablas?, anda y déjame en p...--Arquee una ceja al escucharla, al parecer la gatita no se había esforzado en mirarse, aunque bueno yo tuve la ayuda de los guantes para saber que era el chico del espejo, supongo que la chica no tuvo tanta suerte para darse cuenta, o también cabe la posibilidad de que sea idiota… Al menos, antes de terminar su frase su boca fue cubierta por sus manos, cosa que hizo que mi ceja se mantuviera arqueada sin terminar de entender que se pasaba por la cabeza de esta.

Y como un perro que perseguía su cola, la chica bastante nerviosa agarro su cola con aparente fuerza, supuse que ese punto debía ser bastante débil, pero bueno, mejor no comentarle nada no se fuera a enfadar mas y… arañarme?

Continuando explorando su nuevo cuerpo sus manos fueron llevadas asta sus orejas, después de eso ya su mirada bajo para ver sus bellas vestimentas, yo me limitaba a seguir su mirada mientras me cruzaba de brazos esperando alguna maldita reacción, mientras mis esperanzas de conseguir información de esta mujer se desvanecían poco a poco.

La mirada se volvió a elevar clavándose en mi con un rostro que mostraba terror, la verdad es que esto ya cambiaba lo de la intimidación que dije antes, pero no me afecto para nada simplemente arqueé de nuevo la ceja en signo de “y ahora te das cuenta?”, mientras esperaba otra reacción que me sirviera para algo.

Aunque la verdad, me gustaba el método de la chica para entender las cosas, iba paso a paso algo útil. Yo simplemente me limitaba a agarrar una pista y sobrentender el resto, ya que al fin y al cabo analizando las cosas se podían llegar a bastantes conclusiones, pero nunca iba mal del todo ir paso a paso.

Varios pestañeos, paso un poco de tiempo y finalmente las manos de la chica se lanzaron sobre mis hombros sacudiéndome fuertemente mientras unas risas de delirio comenzaban a surgir por ella, en ese momento me limite a cerrar los ojos sonriendo maliciosamente y divirtiéndome bastante de sus problemas.

-¿QUÉ, ESTÁ, PASANDO?…¡Jajajaja...!...¡Claro! -Todo eso solo hacia que subir mi diversión, cada vez mas loca-Esto..., ¡¡¡esto no es mas que una puta broma!!!

Era momento de terminar con la tontería, así que finalmente con ambas manos empuje a la chica golpeándole en la parte superior del pecho, entonces baje algo la cabeza mientras mi mirada seguía fija en ella mostrando algo de furia ante el zarandeo.

-Mira, guapa… Si supiera lo que esta pasando… PASARIA de ti!-Comencé gritando, completamente seguro y disfrutando de por fin poder decir todo lo que pensaba sin ignorar ningún dato.

-Y como va a ser una broma!? Es imposible cambiar el cuerpo a alguien!-Le grite mientras bajaba ambos brazos cerrándolos con fuerza, si bien yo no entendió nada, pero estaba seguro de que era imposible que fuera una broma, había muchos factores extraños que me negaban esa teoría completamente.

Y ahora me acerque yo a ella, colocando mi diestra sobre su hombro, mientras sonreía maliciosamente, mi apariencia era bastante mas aterradora de lo normal notando además intermitentemente a veces un aura oscura a mi ardedor, ese era un factor que no entendía y me molestaba bastante, pero bueno era algo que también la pasaba al del otro lado del espejo.

-Tienes dos formas de tomarte esto, con paciencia e intentando descubrir que esta pasando.-Dije mientras me señalaba con la zurda-O como una maldita histérica negando todo lo que pasa alrededor nuestro-Comente mientras le señale a ella.

Tras eso quite la mano de encima suya y me voltee para mirar hacia el cielo tranquilamente, entonces suspire pensando que podía hacer para descubrir que pasaba, o para que al menos no hubieran gritos de desconocimiento por parte de alguna gatita.

-Sour Darkheart, me ayudaras a descubrir algo? O puedo dejarte sola mientras te desesperas, gritas y demás tonterías?-Le comente volteando la cabeza hacia ella y cruzando ambos brazos estando ya algo incomodo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexia

avatar

Mensajes : 252
Sabiduría : 249

MensajeTema: Re: Primeros momentos [Social con Matt]   Mar Jun 22, 2010 9:47 am

Entonces fue cuando aquel misterioso chico pareció intentar parar con todo aquello, empujándola para que parara de zarandearle como si de un simple muñeco se tratara.
Respiró hondo durante un par de segundos, intentando tranquilizarse.
¿Qué le estaba pasando?
Aunque siendo sincera consigo misma, debía admitir que se encontraba totalmente desorientada respecto al cómo comportarse en aquel tipo de situaciones, ya que... no había vivido similares, y dudaba que existieran.
Solo sabía que se sentía perdida, exhausta de tanto gritar y entrar en histerias varios, y harta de intentar asimilar todo aquello que tan de golpe se le había plantado ante ella.


-Mira, guapa… Si supiera lo que esta pasando… PASARIA de ti!-le espetó entonces, brusco y alzando al voz. Molesto, y empezando a meterle cada vez mas miedo a la joven Sombra, que ya tenía suficiente con lo suyo.
Aunque no era para menos después de cómo se acababa de comportar ella misma. Aquel sitio era de lo peor...
Y lo que mas nerviosa le ponía, era tener constantemente la duda de cuando volvería a su vida normal y corriente, que ya demasiados cambios a los que adaptarse estaba sufriendo, como para que ahora entrara a una nueva... vida, o lo que fuera aquello, en la que parecía estar metida en un cuerpo similar al suyo... pero sin serlo del todo.
El simple pensamiento de saber que cabía la posibilidad de no poder salir de allí, era lo que mas miedo le daba.


Miró al chico, ahora ya mas serena, o al menos entre lo que cabía, y negó con la cabeza, sin poder evitar que la expresión de su rostro no expresara otra cosa diferente a pena.
Aquello sería mas llevadero si no se encontraba sola.


Y al menos entendía algo. Aquello estaba relacionado a aquella web extraña. Aunque hasta ahí también llegaría él.
...¿No?
Entonces volvió a preguntarse si aquel chico había llegado a aquel mundo, ya que no parecía mucho mas experto que ella, de la misma forma. Lo único que quiso suponer era que sí.

Pero él, dejando totalmente de parte las sombrías y tétricas vestimentas, dignas de cualquier serie o película fantástica, parecía humano.
No como ella..., a la que le costaría bastante mas acostumbrarse a su nueva condición.
Pero bueno, al menos ya sabía que no debía tratar con tanta brusquedad... eso a su espalda que no se atrevía ni a admitir aun que poseía.


-Y como va a ser una broma!? Es imposible cambiar el cuerpo a alguien!-siguió gritándole entonces, cosa que la irritaba bastante, pero antes de volver a pasar de aquel estado de histeria casi controlado a uno nuevo de furia al ver como se estaba pasando, antes de volver a seguir ella también con el divertido juego de los gritos, sacudió levemente la cabeza, intentando quitar todos aquellos anteriores pensamientos, ignorando un poco aquel comentario suyo, ya que era algo asimilado; que aquello era bien real, para procurar empezar a entenderlo todo y sacar conclusiones.

-Tienes dos formas de tomarte esto, con paciencia e intentando descubrir que esta pasando.-dijo ya mas calmado, mientras se señalaba con la zurda y usaba la otra mano para posarla sobre su hombro. Algo tranquilizador de no ser por la confusa situación en la que se encontraban-O como una maldita histérica negando todo lo que pasa alrededor nuestro-terminó, señalándola a ella.
Entonces destensó los hombros, ya cansada y rendida, como rogando a alguien que sabía que no existía que todo aquello acabara. Todo aquello, que las palabras del chico no hacían mas que empeorar.
Conque maldita histérica, ¿eh?


-Ey, ey, ey, no te pases- terminó diciendo al final, considerablemente indignada, pese a saber que el chico llevaba razón en que no había hecho mas que comportarse como describía desde que intentó aceptar todo aquello-. Vale, vale..., que ya lo entiendo- y asintió con la cabeza con tal de sonar mas convincente.
De acuerdo, respiró hondo un par de veces, cerró los ojos unos instantes, inundándose en una deseada calma, y los volvió a abrir, descubriendo que seguía bajo aquel cielo carmesí cuyo color teñía casi todo el lugar.

Resopló tras ello, pero intentó no volver a irritarse.

Y entonces se puso de espaldas a ella, cosa que la hizo pensar, sorprendiéndose a si misma al ver que casi con horror, que pensaba dejarla tirada, irse de allí en busca de respuestas sin una gatita que hasta el momento había dado la impresión de tratarse de toda una idiota. Pero entonces alzó la mirada hacia el cielo, sin moverse del sitio, y ella lo imitó.
Si, en parte aquel tono rojizo era bonito. Pero escalofriante y siniestro. Aun así, la hacía sentir un poco mejor, centrando al fin en algo, en el, todas las culpas de lo que estaba pasando. Haciendo imaginar a su mente que él era el culpable de que aquel lugar que parecía una cruel imitación de su precioso instituto, estuviera haciéndole pasar por aquello.

-Sour Darkheart, me ayudaras a descubrir algo? O puedo dejarte sola mientras te desesperas, gritas y demás tonterías?-terminó preguntando, ladeando la cabeza hacia ella.
Si volvía a cagarla, estaba segura de que la dejaría allí tirada, sola y a su suerte.
Él parecía tener bastante mas claro que ella lo que debían hacer, lo adecuado. El pensaba en claro, sin experimentar estúpidas e innecesarias reacciones ante todo aquello.

Definitivamente no le vendría mal tenerlo a su lado, así que no pudo hacer otra cosa que medio sonreír forzosamente y asentir con la cabeza.

Pero hubo un detalle que no se le pasó por alto. No había dado su nombre real, de eso estaba segura. Y se preguntaba si aquel habría sido el Nick que había introducido en la Web al crear su persona del mmorpg. Del personaje en el cual se encontraba, en el mundo del mmorpg en el cual se encontraba.
Entonces, él también debió haber llegado a la conclusión de aquello; de que encarnaban a un avatar prediseñado dentro del mundo supuestamente virtual que brindaba la extraña página on-line, inconscientemente de para que iba a servir exactamente en un futuro, por ellos.


Pestañeó pesadamente un par de veces, ya aburrida de asimilar cada vez lo mismo, llegando a las mismas conclusiones, y estancándose ahí siempre.

-Kyarin...- decidió responder al final, sencillamente y sin complicaciones, optando también, al igual que el, por no romper una de las al parecer mas importantes reglas del lugar; no revelar la identidad del alma del estudiante tras tu avatar-. Y descuida, ya no pienso volver a... comportarme así- refiriéndose a su anterior estado con los nervios a flor de piel.
E inmediatamente, sin dar tiempo de responder como fuera al chico, no pudo esperar a soltar la pregunta que tanto había deseado quitarse de encima desde el primer contacto con otra persona que parecía estar en la misma situación que ella;


-¿Tu también has pasado por el espejo del... instituto?- puesto que, ahora que lo pensaba, era bastante probable que hubieran mas lugares con aquellos espejos mágicamente traspasables. Y mas institutos...- Me refiero al Angel's Grace- terminó indicando, deseando después no haber soltado aquello último, si tan importante parecía para la Web el no dar ni una sola pista sobre los estudiantes tras el avatar.
Aun así... no pasó nada.
Por muy mmorpg que se creyera el lugar según la Web, estaba segura de que no se "banneaba" de igual forma. Porque aquello era muy real. Demasiado...

Y entonces empezó a preguntarse por las leyes del mundo real. Los derechos humanos, y todo aquello que tan presente estaba siempre. O casi siempre..., al menos en los países desarrollados.
Y se preguntó cuantas de ellas rompía aquel lugar, si era legal, o cosas por el estilo.
Puesto que aquello era demasiado mágico. Y la magia no existía.
¿Sería por aquello que en la web quedaba tan claro que aquel sitio debía mantenerse en un total e inquebrantable silencio?
El secreto de todos los que tenían el privilegio de estar allí.
¿Privilegio...?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Matt

avatar

Mensajes : 26
Sabiduría : 36

MensajeTema: Re: Primeros momentos [Social con Matt]   Dom Jun 27, 2010 9:19 am

Comentario tras comentario la chica se veía mas ofendida, demostrando que mis comentarios tal vez no fueran de lo mas acertado, de todos modos yo no me sentía culpable, estaba arto de tener que preocuparme por otras personas y para una segunda oportunidad que tenia no pensaba hacerlo también.

-Ey, ey, ey, no te pases--Fue a la única conclusión que en un principio termino llegando tras mi furiosa y brusca bronca, a tener en cuenta que aun me había quedado con algunas palabras que me calle, pero mejor que me mantuviera mas tranquilo si quería que la chica me acompañara.-. Vale, vale..., que ya lo entiendo--Termino diciendo mas tarde mientras asentía con la cabeza.

En ese momento mas comentario poco agradables pasaron por mi mente gracias a lo que la chica parecía costarle en asimilarlo todo, pero decidí mantenerme callado esperando a mas asimilaciones de la chica.

Y manteniendo un ritmo lento la chica respiro hondamente a la vez que sus ojos de cerraban, haciéndome suponer que todavía estaba intentando admitir donde estaba y haciendo que mi paciencia terminara de paso. Finalmente cuando sus ojos se abrieron su mirada de poso en aquel cielo carmesí, terminando resoplando de nuevo.

Tras eso arto fue cuando le di la espalda durante unos leves instantes. Y tras eso fue cuando me presente, utilizando un nombre que por cierto no sabia de donde venia, simplemente paso por mi mente en aquel momento, aunque mas tarde recordé que fue el nombre que le puse al avatar al registrarme en ese juego, cosa que me hizo recordar también cuando cree a mi personaje el que era idéntico a el cuerpo que ahora usaba, bueno, sin tener en cuenta de que debía comprarle una mejor grafica a mi portátil.

Una sonrisa apareció en el rostro de la gata mientras asentía con su cabeza, haciendo que me fijara en sus orejas y haciendo que recordaba que me dieron la posibilidad de escoger también esa raza, por lo tanto podía suponer que la chica estuvo frente a los mismos lugares que yo, que tuvo que responder a los mismos mensajes.

-Kyarin...-Termino comentando la chica, obviamente no era su nombre real, pero no me iba a quejar, yo tampoco lo había dado, además supuestamente según esas reglas que tenia planeado incumplir no se podía dar tu nombre a un jugador. -Y descuida, ya no pienso volver a... comportarme así-Al escucharla sonreí, siendo una sonrisa sincera, alegrado de poder librarme de tener una compañera plasta.

-¿Tu también has pasado por el espejo del... instituto?-Escuche por parte de la chica, y mientras en mi interior un interés por la mujer florecía en mi exterior simplemente le mire, tranquilo, sin hacer el mas mínimo cambio en mi aspecto puesto que no pretendía darle ni una pista de quien era yo en el mundo real-Me refiero al Angel's Grace--Termino añadiendo, asiéndome pensar entonces de que podían haber mas lugares para entrar a este mundo, de todos modos misteriosamente ambos veníamos del mismo lugar, el que por cierto se parecía mucho a este, así que tal vez fuera la única entrada y si fuera así… por que?

Antes de contestar suspire mientras movía de una lado a otro la cabeza terminando dibujando una sonrisa siniestra en mi rostro-No te importa cual es mi lugar gatita-Con eso seguramente ya había dejado completamente claro lo que pensaba, así que poco quedaba por decir antes voltearme hacia el edificio y dar varios pasos hacia el, pero frenándome antes.

-Lo importante es saber donde estamos, así que creo… Que deberíamos ir al edificio seguro que podemos descubrir algo por ahí, o se te ocurre algo mejor?-Mi rostro de mostraba siempre serio, aunque mi interior tenia miedo de quedarme encerrado en algo desconocido para siempre pero no pensaba mostrarme nervioso tenia que demostrarme maduro ante todo lo que pasaba.

Enseguida a mi mente se lo ocurrió algo y era incumplir las leyes de este sitio, descubrir que pasaba si lo hacia, pero no quería hacerlo yo, no me deseaba ponerme en problemas de todos modos la que si me daba igual era mi compañera, por lo tanto era hora de jugar un poco.

-Oh… Me… Me recuerdas muchísimo a una amiga mía…-Comente mostrándome por primera vez como alguien con sentimientos mostrándome preocupado, como si me preocupara que mi amiga, que en realidad no existía, estuviera en este lugar… Una simple estrategia para que la chica dijera algún nombre, aunque fuera de un amigo para descubrir su verdadera persona y entonces obligarle a que me lo dijera en el juego para ver que pasaba…. De todos modos, eso era si podíamos salir de este lugar, de todos modos, mejor prepararse que ir sin ningún plan.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexia

avatar

Mensajes : 252
Sabiduría : 249

MensajeTema: Re: Primeros momentos [Social con Matt]   Dom Jun 27, 2010 4:15 pm

-No te importa cual es mi lugar gatita-terminó respondiendo a su primera pregunta, mostrando una siniestra y enigmática sonrisa en su rostro. Y justo cuando iba a replicar, diciéndole que efectivamente le importaba para resolver la duda que tenía respecto a haber mas institutos como el Angel's Grace en apariencia, olvidados y en lugares tan recónditos como lo era el centro de aquel bosque, y que tuvieran una entrada hacia aquel lugar.
Era una posibilidad algo improbable, puesto que sin duda alguien en el mundo real se habría fijado de la mágica similitud entre los diferentes institutos, de haberlos, pero... quién sabía. Aun así, por el momento dio por sentado que no, que aquel era el único lugar, y... que por lo tanto... absolutamente toda la gente de allí dentro pertenecía a su instituto.
Aquel pensamiento la hizo estremecer por dentro, confundida ante lo maravilloso y misterioso que resultaba todo aquello.
Demasiadas preguntas sin respuesta conocedora por nadie que no valía la pena formularse mentalmente.
-No me llames gatita- pudo llegar a decir, cada vez mas molesta por la palabrita que parecía definirla, para su bien o desgracia, tan bien, aunque por el momento fuera mas que nada lo primero al sentirse tan incómoda con aquellas rejas que tanta parte formaban de ella, además de la cola..., antes de que volviera a hablar;
-Lo importante es saber donde estamos, así que creo… Que deberíamos ir al edificio seguro que podemos descubrir algo por ahí, ¿o se te ocurre algo mejor?-prosiguió entonces, a lo que... "Kyara" asintió con la cabeza mientras desviaba un poco la mirada hacia un lado, molesta, y observaba tras ello por el rabillo del ojo como avanzaba un par de pasos hacia dicho edificio, deteniéndose de nuevo tras ellos.
-No se me ocurre nada mejor...- respondió en un tono de voz algo seco e incómodo-, pero supongo que quién mejor para responder nuestras preguntas que gente que lleve mas tiempo aquí dentro. Así que encuanto encuentre a alguien que parezca dispuesto a ayudar a un par de novatos, le preguntaré.
Y es que no había podido evitar fijarse en toda la gente ocupada que iba de un lado hacia otro. Con objetivos.
Y sentía envidia de ellos al tener tan clara su existencia allí dentro. O quizás, mas que eso, asimilada y quieriendo vivirla provechosamente.
Porque aquello no dejaba de ser mas que una segunda oportunidad de vida, aunque continuara pareciendole demasiado genial e irreal a la vez. Lo que no sabía, y lo que a la vez le daba bastante miedo teniendo en cuenta lo maravillosa que se estaba tornando aquellos últimos días haciendo mas y mas amigos para su sorpresa, era si aquello significaba a la vez la muerte de la primera vida. La... real, por así llamarla. La de siempre. La suya, a la que no estaba dispuesta a dejar atrás. Antes prefería morirse allí dentro que seguir viviendo en aquel lugar pesándole en el alma el haber dejado tanto atrás.
-Oh… Me… Me recuerdas muchísimo a una amiga mía…-Comentó entonces, justo cuando ella estaba empezando a recordar su vida real de nuevo siendo consciente de todo a la vez, girándose de nuevo hacia ella, que no se habia atrevido aun a moverse del sitio.
Aquellas palabras sin duda se referían al mundo real, puesto que demasiado tiempo allí dentro como para conocer a mas gente que no fuera ella no había tenido.
Pues vale si le recordaba a una amiga, ¿qué mas le daba?
Aunque la verdad, no había demasiada gente con orejas y cola... Aunque obviamente supuso que hablaba dejando de lado aquellos detalles.
Se fijó en el intentando descubrir si lo había visto alguna vez, sabiendo que seguramente no, pero justo cuando creyó dar con una respuesta, alguien al que si le recordaba, en su mente pasó algo extraño que le hizo desechar la idea.
-¿Ah, sí?, ¿a quién?- preguntó, mostrándose falsamente curiosa. Si no quería decirle el lugar del cual provenía pese a suponerlo con bastante decisión, quizás podría sacarle un nombre real de aquella conocida a la que se refería.
Aunque sabía que las identidades eran secretas allí dentro según lo escrito en la web, no pensaba inclumplir aquella norma por miedo a ver que sucedía.
¿Y si el castigo era no poder volver atrás, de poderse?
Y entonces algo nuevo encajó en su cabeza.
Si estaba prohibido dar a conocer la identidad del mundo real... sería poque esta aun tenía importancia. Y entonces empezó a írsele el miedo. Tenía verdadera fe en que podría volver a atravesar el espejo cuando lo intentara, en algún que otro momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Primeros momentos [Social con Matt]   

Volver arriba Ir abajo
 

Primeros momentos [Social con Matt]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Angel's grace Highschool ::  :: Jardines :: Río del Infinito-